jueves, 6 de noviembre de 2008

Un paseo por...Rosario

Rosario no tiene fecha cierta de fundación, ni fundador. Esta frase se repite en cada escuela de la ciudad con un orgullo innegable. Los historiadores aún hoy discuten sobre el tema, cada uno tiene una fecha y fundador diferente.
Los orígenes de la ciudad se remontan a principios del siglo XVIII, cuando en el entonces denominado "Pago de los Arroyos" se asentaron pobladores provenientes de Santa Fe, buscando beneficiarse con la situación geográfica privilegiada del lugar.
La gente se habría agrupado por la necesidad de defenderse de los ataques de los indios, constituyendo un pequeño caserío que con el correr de los años, con el esfuerzo y trabajo de sus habitantes, se convirtió en una metrópoli pujante y cosmopolita. La urbe debe su nombre a la protección de la Virgen del Rosario, que permanece en la catedral, en el mismo lugar donde estaba la capilla en la cual surgió.
La ciudad es denominada "Cuna de la Bandera" porque fue en las barrancas del río Paraná donde Belgrano izó por primera vez la enseña patria. ¿Habrá marcado a fuego a los rosarinos este hecho histórico? ¿Será este temprano suceso el responsable de la estrecha relación que existe entre los ellos, su río y su bandera?
No son muchos los ciudadanos que aprovechan una fuente natural de la forma en que lo hacen los habitantes de Rosario, la gente usa como ninguna el río, que es un rosarino más. En verano, principalmente, el gramdioso río Paraná los incita a visitarlo, los llama y ellos, aceptan gustosos la invitación.

Así es que cargan en el bolso el mate y los bizcochos o las cervezas y los sándwiches para disfrutar del anfitrión. Se regocijan mirándolo, lo utilizan para practicar deportes, para refrescarse y para veranear, cuando hay que vacacionar en la ciudad.
Rosario es una metrópoli moderna que no perdió algunas entrañables costumbres de pueblo: durante la semana la actividad es incesante, pero los domingos es muy difícil encontrar negocios abiertos en la peatonal, además, conjuga edificios modernos, antiguos, espacios verdes y vida nocturna. ¿Se puede pedir más? Sí.
Cada 20 de junio se celebra "el día de la Bandera" con un desfile cívico-militar. Este suceso se convirtió en la cita obligada de cada ciudadano. Aunque también es cierto que viene mucha gente del resto del país y, estos últimos años, muchos extranjeros se han sumado.
Grandes y chicos; en pareja, solos o con amigos; todos, pero todos se levantan bien temprano para ir hacia el Monumento a ver el desfile.
Uno de los momentos más emotivos es cuando aparecen los ex-combatientes de Malvinas, quienes siempre te hacen piantar un lagrimón; también lo es el paso de "la bandera más larga del mundo", esa que está formada por trapos celestes y blancos que llegan de todo el país y que durante el desfile es llevada por el público.
Además, si uno está atento mientras camina sus calles en las calmas horas de la siesta, puede llegar a oír levemente a Libertad Lamarque cantando Madreselva, mientras el Negro Olmedo vestido de “manosanta” intenta sacar la mala onda de cuanta chica pasa por su lado y, "el negro" Fontanarrosa, caricaturiza la escena.
Ah, si escucha algún disparo no se asuste, es que por las calles de la “Chicago Argentina”, a veces se atisba a Chicho Grande y Chicho Chico, los mafiosos de la ciudad, todavía enfrentados para ver quien es “el capo di tutti capi”. Y si llega paseando a Pichincha, también es posible que perciba a chicas vestidas con plumas y escasa ropa brillante bailando música alegre…no se sorprenda, ¡también fue la ciudad de los burdeles!
Hoy ya no existen guerras independentistas, ni trifulcas mafiosas, pero sí hay una rivalidad al mejor estilo de Montescos y Capuletos entre Rosario Central y Newell's Old Boys, los clubes de fútbol de la ciudad. Pero no se preocupe, no siempre es peligroso...
Histórica, moderna, orgullosa.
Cultural, alegre, apasionada.
¡Qué ciudad!

2 comentarios:

max dijo...

Che, blog nuevo! felicidades! me imagino que este es menos temático y conoceremos un costado nuevo de Erica (espero que de oscuro, no sea un serial killer que anda matando comentaristas, por Dios...) A parte soy el primero de los primeros que mas primeros no puede haber! jajaja

Me gusta ver la gente orgullosa del suelo que pisa. Lamentablemente a Córdoba le falta rato para que la quiera de la misma manera, me alegro por vos.

Exitos en esta nueva empresa!

Saludos

Erica dijo...

Mi idea fue crealo para cuando tenga ganas de escribir sobre algo. El nombre no tiene que ver con nada, lo elegí porque me gusta.
(nunca maté a nadie, todavía...)

Sí sos el primero en ambos, ¡te voy a tener que dar un premio!

No todo lo de Rosario me gusta, pero soy optimista y leal, qué se le va a hacer.

Gracias, Besos!